Sunday, April 22, 2007

Art, Yasmina Reza, Roberto Ángeles



La imagen de sincronizadas ruedas dentadas –aquellas que hacen girar las manecillas de un reloj- vino a mi memoria cuando finalizó la función. Salí satisfecho. Estaba contento, y dos eran los motivos de mi entusiasmo: una puesta sin disonancia alguna, con muy buenas actuaciones, y dos temas amplios para pensar y conversar con los amigos, como son la apreciación artística y la amistad.
El prestigio del director y la calidad de los actores (Alberto Isola, Alfonso Santistevan y Paul Vega) no podían tener otro resultado que no fuese el ofrecer al espectador una obra muy bien ensamblada, amena y ágil, que discurre hasta el final sin ningún corte u obstáculo. El texto de Yasmina Reza (París, 1959) es delicado y elegante. Gusta de la ironía y piensa en un público más o menos informado.
No obstante lo anterior, encuentro que la obra tiene una virtud adicional. Ésta consiste en promover una discusión que inicia cuando la obra termina. Justo en ese momento se torna ineludible conversar –tanto con los amigos con quienes se vio la función cuanto con los que no- sobre la valoración de la experiencia estética y sobre las bases sobre las que se erige nuestra amistad.
Según la obra, puede ser que no resulte nada conveniente indagar acerca de los fundamentos que dan estructura a nuestros lazos de amistad, pues nos puede ocurrir un chasco. Recordando a nuestro escritor que plagia, la amistad consiste en desconocer absolutamente lo que hace el otro. A veces, como hace también Reza a través de Ángeles a través de Isola, la amistad juega con el aceptar (o no) al otro tal cual es, sin máscara. De allí que lo que antes era un lienzo pintado, sin más, todo de blanco, sea después –dice Marc- el cuadro que representa a un hombre que atraviesa el espacio y desaparece.

Mi amigo Oscar Aybar me solicitó escribir un texto sobre la amistad, a propósito de sus relaciones con el amor y el tiempo; según le referí en un almuerzo babilónico que perpetramos sin culpa con otro común amigo. Lamento, por falta de tiempo, dilatar un tanto el cumplimiento de su pedido.


Abraham García Chávarri

No comments:

BlogsPeru.com